Necesitas más información? Quieres concertar una visita?

Puedes contactar con nosotros rellenando el siguiente formulario:

Acepto los términos y condiciones
Si, soy mayor de edad

UNIDAD TDAH

El Cim está especializado en el diagnóstico diferencial del TDAH. Contamos con más de 20 años de experiencia en este transtorno. Consideramos que una detección precoz permite el inicio de un acompañamiento emocional y psicopedagógico que le permite al niño seguir los aprendizajes con normalidad y le ofrece las herramientas para conseguir una correcta adaptaciòn social i una elevada autoestima.
Consideramos fundamental el trabajo en equipo con la familia y la escuela, realizándose en la mayoria de los casos una adaptación curricular.

¿QUÉ ES EL TDAH?

El trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) es el diagnóstico más común en la edad escolar. Afecta alrededor de un 5% de la población escolar y es más común en niños que en niñas, en una proporción de 2:1.

Se considera un trastorno del neurodesarrollo, que afecta al individuo a lo largo de toda su vida, aunque la afectación puede variar según las distintas etapas evolutivas.

La sintomatología del TDAH, junto con las tasas elevadas de comorbilidad que presenta (presencia de otras dificultades añadidas), tiene un impacto fuerte en la vida de los niños que lo sufren, viéndose afectados los ámbitos familiar, escolar y social.

LOS SÍNTOMAS NUCLEARES DEL TDAH SON:

Las dificultades de atención pueden manifestarse en situaciones sociales, académicas o laborales. Estas se presentan en una intensidad superior que en el resto de infantes y en disonancia con el nivel de desarrollo presente. Estas dificultades generan malestar a quien las sufre.

Equivale a una falta de autocontrol o a una incapacidad para inhibir la conducta. Los niños con TDAH muestran muchas dificultades para frenar las respuestas espontáneas que generan. Presentan problemas para controlar su conducta, sus emociones y sus pensamientos, hecho que genera malestar en uno mismo y en quienes les rodean. Esta forma de funcionar puede conllevar problemas graves de socialización o adaptación escolar.

Se trata de una actividad excesiva o inapropiada, ya sea a nivel motor o verbal. Este exceso de actividad también puede aparecer en contextos donde se requiere estarse quieto y calmado. Se trataría de una inquietud que no tiene ningún fin productivo en sí misma, causando problemas de adaptación significativos a los niños.

La manifestació de la simptomatologia nuclear variarà a mesura que el nen es vagi desenvolupant, afectant de manera diferent l’adaptació del nen amb l’entorn segons l’etapa del desenvolupament en la que es trobi.

SIGNOS DE ALERTA PARA FAMILIAS Y DOCENTES

Distracción fácil, problemas de concentración, dificultad para seguir instrucciones, parece que no escuchan, aparecen problemas de obediencia.

Movimiento excesivo, constante e inapropiado por la situación y la intensidad. Muestran curiosidad por todo lo que les rodea. Presentan conductas de riesgo (no valoran las consecuencias). Habla abundante, imposibilidad de realizar actividades tranquilas y en silencio. Dificultad por persistir en tareas o actividades (van cambiando constantemente).

Infantes que “no tienen miedo”. Llevan a cabo un juego destructivo y/o agresivo. Dificultades para esperar su turno. Reclaman la atención de forma constante, se precipitan a la hora de responder y no respetan los turnos de palabra. Suelen meterse en actividades o conversaciones ajenas.

Desorganización, parecen descuidados con sus actividades diarias. Les falta constancia en los estudios y muestran poca autonomía en relación a la edad. Parecen irresponsables ante las demandas (hábitos en casa y en el estudio).

La conducta hiperactiva aparente disminuye pero se mantienen los sentimientos de intranquilidad interna. Sensación interna de necesidad de movimiento. Pueden aparecer conductas de riesgo (deportes de riesgo, consumo de sustancias, etc.).

Aparición de conductas de riesgo (actividad sexual, consumo de sustancias, conducción temeraria, etc.). Problemas en las relaciones sociales (amigos, compañeros, familia y figuras de autoridad).

Problemas de organización (en tareas de casa y del trabajo), falta de planificación, poca constancia, no finalizan las tareas, proyectos, etc. Se olvidan frecuentemente de lo que tienen que hacer.

Se mantiene la sensación de inquietud interna, personas muy activas. Buscadoras de sensaciones, pueden cambiar varias veces de trabajo, amistades y pareja.

Se mantienen las dificultades en las relaciones sociales y en el autocontrol emocional. Hay poca constancia en las actividades que emprenden, así como cambios frecuentes en el trabajo o de pareja