Necesitas más información? Quieres concertar una visita?

Puedes contactar con nosotros rellenando el siguiente formulario:

Acepto los términos y condiciones
Si, soy mayor de edad

TAEE – Taller de Educación Emocional

La educación emocional es un proceso educativo, continuo y permanente que tiene como a objetivo potenciar el desenvolvimiento de las competencias emocionales como un elemento esencial para la evolución integral de los niños/as, capacitándolos para afrontar todos los retos que se puedan plantear a lo largo de su vida.

La educación emocional se entrena a través de metodologías vivenciales i prácticas, que provienen de la experiencia personal del niño/a, su entorno y sus necesidades. Realizar este taller emocional permite que los educadores puedan observar las situaciones que viven los infantes y acompañarlos en el proceso de poner nombre a sus sentimientos, observar las de los otros, aprender a gestionar y resolver las situaciones con éxito, siempre respetando los derechos de los demás.

“Realizar el TAEE Taller de Educación Emocional nos permite observar las situaciones que viven y acompañarles en el proceso de poner nombre a sus sentimientos, gestionarlos y resolver las situaciones con éxito, respetando siempre los derechos de los demás.”

Si quieres que hagamos el TAEE en vuestra escuela, contacta con nosotros.

¿Qué es el TAEE?

El TAEE Taller de Educación Emocional es un taller dirigido a infantes y adolescentes y que pretende favorecer el desarrollo integral de sus participantes.

Desde CIM, llevamos más de 10 años realizando el TAEE en escuelas y en el propio centro. Su formato es el de una actividad extraescolar en grupo pequeño y su duración es de entre 45 min y 1 hora semanal.

Tal y como el nombre indica, el taller se orienta hacia una educación emocional donde se incluye el conocimiento de las emociones, estrategias para favorecer las habilidades sociales y crear seguridad en un mismo, así como aumentar de la autoestima.

Objetivos generales

Tiene como objetivo potenciar el desarrollo de las competencias emocionales para capacitar a los niños para afrontar mejor los retos que se le puedan plantear a lo largo de su vida. La educación emocional se entrena mediante metodologías vivenciales y prácticas, que provienen de la experiencia personal del niño, su entorno y sus necesidades.

Los niños/se expresan sus estados emocionales a través de su comportamiento. Crecer con un conocimiento de las emociones ayuda a los niños/se a desarrollarse de una manera más sana, consiguiendo un bienestar psicoemocional, mejorando su autoestima y la seguridad personal.

  • Conocer las diferentes emociones
  • Reconocer las emociones en ellos mismos y los otros
  • Saber que una determinada situación provoca una determinada emoción
  • Empatía: aprender a ponerse en el lugar del otro
  • Aprender a expresar sus emociones

Implican un conjunto de comportamientos verbales y no verbales que los niños/se aprenden a la hora de relacionarse con los otros.

  • Comunicación verbal y no verbal
  • Saber esperar, tener paciencia
  • Saber pedir ayuda
  • Controlar el tono de voz
  • Adquirir un vocabulario respetuoso
  • Respetar el turno de palabra
  • Escuchar a los otros
  • Saber hacer y recibir un elogio
  • Iniciar una conversación
  • Aprender a jugar y compartir
  • Saber perder

Se refieren a aquellas habilidades que tienen que ver con el autocontrol comportamental.

  • Técnicas de relajación y respiración
  • Control de la impulsividad

Se refiere a aquellas habilidades que tienen que ver con el autoconocimiento, el autoaceptación y la autoconfianza

  • Conocimiento de un mismo: cómo nos describimos a partir de calidades físicas y calidades personales.
  • Conocimiento de los otros: cómo los describimos física y cualitativamente.
  • Aceptación de las características propias e individuales de cada uno de los miembros del grupo.
  • Aprender a valorar nuestras calidades que tenemos como persona.
  • Aprender a identificar los aspectos de nuestra manera de ser que menos nos gustan y poderlos mejorar.

Se pretende reforzar todas aquellas habilidades básicas del procesamiento de la información mejorando así, aspectos cómo:

  • La atención y la concentración
  • La memoria a corto y a largo plazo
  • Razonamiento lógico
  • Expresión verbal

Objetivos individuales

Aparte de los objetivos que se trabajan de manera grupal en el taller, también se proponen de individuales que se adecúan a las necesidades de cada miembro del grupo. Estos objetivos se van modificando según la evolución de cada niño o niña.

Primeramente, se realiza una entrevista inicial con los padres para entender mejor la historia de su hijo, así como para definir qué objetivos habría que seguir a nivel individual. Esta entrevista se realiza antes de iniciar el taller o después de realizar alguna sesión si es conveniente observar con anterioridad el comportamiento del menor dentro del taller, es decir, de qué forma interacciona y se relaciona dentro del grupo. Así, los terapeutas también pueden aportar propuestas sobre necesidades que se han observado y que creen convenientes trabajar.

Además de esta primera entrevista, durante el curso se realizan pequeñas entrevistas de seguimiento que sirven para que los terapeutas y los padres puedan analizar la evolución del niño y compartir puntos de vista, así como proponer pautas de mejora.